El sistema de refrigeración de los motores automotrices es de los esenciales para su buen funcionamiento. Está diseñado para mantener al motor a una temperatura adecuada para su funcionamiento eficiente.


El radiador es el componente más importante de los sistemas de refrigeración automotriz, debido a que se encarga de disipar el calor del líquido refrigerante del motor a través de un proceso que utiliza tubos conectados a láminas disipadoras de calor. Básicamente, este líquido viene del motor, que cuando está en marcha ha generado mucho calor por la combustión y la fricción de las piezas mecánicas; el líquido refrigerante entra al radiador y pasa a través de los tubos, que son enfriados con una corriente de aire.  


Por lo general, el radiador está colocado al frente del automóvil, por lo que la corriente de aire que se produce con el desplazamiento, más la acción de un ventilador, hace que el enfriamiento sea más rápido y efectivo.  


Si quieres conocer más acerca de este tema, envíanos un correo electrónico: naso2@prodigy.net.mx